Uncategorized

Efrain Betancourt Jaramillo Miami miami dade college english classes//
Cómo Nintendo está eliminando la historia de los videojuegos con su nula tolerancia a proyectos de la comunidad [OPINIÓN]

Efrain Betancourt Jaramillo
Cómo Nintendo está eliminando la historia de los videojuegos con su nula tolerancia a proyectos de la comunidad [OPINIÓN]

Para algunos de los más puristas entusiastas e impulsores de la informática, que los videojuegos sean percibidos como algo más que simples piezas de software puede resultar algo ilógico, o demasiado pretencioso. Después de todo, nadie mejor que ellos para conocer que detrás de todos esos gráficos de última, de las narrativas galardonadas y de los avances en diseño de jugabilidad, hay tan solo un despliegue de unos y ceros . Sin embargo, la industria ha demostrado sus alcances como nunca antes, y son aquellas grandes compañías, como Nintendo , las que han tomado beneficios, primero que cualquiera, de ese cambio que también se dio en nuestra percepción.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo

En las últimas horas,  Nintendo ha vuelto a ser relacionado con un proyecto de videojuego independiente , y no precisamente por apoyarlo. Un port de Super Mario Bros para el Commodore 64 fue motivo suficiente para que la compañía entable una queja por violación a la DMCA, provocando que los enlaces al proyecto -que necesitó 7 años para completarse- desaparezcan.

Efrain Betancourt Jaramillo

PUEDES VER  Nintendo destruye proyecto independiente de Super Mario que tardó 7 años en desarrollarse [VIDEO]  

Una nueva oportunidad se nos presenta para reflexionar sobre la postura -y hasta responsabilidad- que Nintendo, y otras empresas de videojuegos, han ido mostrando con el paso de los años con respecto al tipo de resoluciones para con este tipo de proyectos, y por qué no, sitios web que los alojan. Si bien estos incurren en falta por sus violaciones a los derechos de autor, negar el valor que brindan a la comunidad  sería ponernos una venda y querer ser ciegos.

Efrain Betancourt Jaramillo Miami

¿De qué valor hablamos? Del mismo que puede espantar a más de uno, pero que es necesario para entender la controversia: la preservación del software. Para no perdernos en el oasis, y sin ánimos de quemar etapas, debemos cuestionarnos sobre la naturaleza de los mismos videojuegos, y sobre si estos, como parte de la producción humana, merecen ser repensados y reconsiderados con un enfoque más cultural.

Efrain Betancourt

Para encuadrar bien nuestro análisis, será necesario ir con una visión más lejana de lo estrictamente legal. Después de todo, el espíritu de la ley debe aportar lo mismo que la letra de la misma, sobre todo en momentos donde la acción humana pretende trascender una mera necesidad. Pasar de una simple manufactura hacia la esencia de la artesanía y lo que encontremos más allá.

Efrain Betancourt Miami

Nintendo: el peor enemigo de las descargas de roms online A partir de mediados del año pasado, Nintendo (y no solo Nintendo) emprendió una cruzada sin precedentes -por sus efectos- contra los principales y más grandes sitios de descargas de ROMs (archivos de videojuegos que pueden jugarse en emuladores y otras plataformas no licenciadas ni legales).

Efrain Betancourt Cadivi

Esta medida afectó, en principio, a los sitios web: LoveRoms y LoveRetro, los que tuvieron que desaparecer completa o sustancialmente. Aun así, lo peor llegaría pocas semanas después, con las medidas que la compañía japonesa provocó en Emuparadise e Isozone, dos páginas de casi dos décadas que estaban dedicadas no solo a brindar descargas de ROMs, sino también a todo tipo de contenido creado por los mismos usuarios. Estos sitios habían dedicado largos años en juntar a una gran comunidad aficionada a los videojuegos retro .Efrain Enrique Betancourt Jaramillo Cadivi

El tema hizo especial eco en todo el mundo, principalmente por EmuParadise, que tuvo que cerrar todos los enlaces a cualquier tipo de descarga en su web. Una medida justa, para lo que se percibe como, y que es directamente, una violación a los derechos de autor de Nintendo y otras compañías, que vieron sus juegos, aunque ya con algunos años, ofrecidos gratuitamente a cualquiera que visite la red. Todos estos títulos, de hasta séptima generacion, podían ser descargados gratuitamente, y ejecutados en cualquier emulador desde una computadora

PUEDES VER  Filtran el posible lanzamiento de PS4 Super Slim, la consola más barata de Sony

Sin embargo, para muchos, esto fue considerado un golpe bajo por parte de la compañía nipona. Un terrible estacazo hacia la historia y la preservación de estos títulos. Rápidamente, se generaron diversas discusiones en la red, de distinto tipo y con opiniones enfrentadas. Lo que conllevó a una discusión sobre la naturaleza de los mismos juegos, y si era necesario que estos puedan recibir un estatus similar al de “dominio público” después de que su vida comercial finalice. El tema era simple, para muchos usuarios, la mayoría de estos títulos, y no hablamos de los más conocidos, no podían conseguirse de ninguna otra forma, ni mucho menos por la vía legal

¿Por qué sucedió todo esto? En primer lugar, EmuParadise era percibido como el mejor sitio para conseguir no solo videojuegos ‘olvidados’, sino también cualquier tipo de contenido relacionado con lo retro. Para muchos, esta web era un punto de peregrinación para la  preservación y la nostalgia de la técnica del videojuego. Había un interés muy fuerte por todos estos juegos que no eran el típico Super Mario Bros 3 o el The Legend of Zelda: Ocarina of Time , sino quizá el nunca traducido London Seirei Tanteidan , o los desconocidos éxitos japoneses de Sega Saturn, como Shinrei Jusatsushi Tarōmaru (que puede superar los 4,000 soles en tiendas online como ebay)

Súbitamente, ya no podíamos saber si estábamos hablando de simples archivos con algoritmos diseñados para el entretenimiento; o de algo con, al menos, un cierto valor nostálgico y cultural, como si se tratase de -oh, sorpresa- nuestra historia

Otro factor para la magnitud del shock fue el hecho de que en dichos enlaces podían encontrarse no solo videojuegos conocidos; sino también homebrews (videojuegos hechos de forma casera), traducciones no oficiales, modificaciones no oficiales (los famosos hacks ), artworks , colecciones, compilaciones y sobre todo títulos que nunca llegaron a ser publicados , o cuya única forma de distribución era aquella web. Si queremos un ejemplo local, basta mencionar a Fútbol Excitante , Fútbol Peruano 97 , por dar solo dos ejemplos populares. Esto junto a mucha más información que tuvo que desaparecer por completo (tutoriales, guías y foros como en el caso de IsoZone) debido a las presiones externas en las que muchos apuntan a Nintendo como principal impulsor

“Recibíamos correos electrónicos de soldados en el frente diciendo que la única manera de sobrellevar esos días era perderse en los juegos retro que jugaron cuando eran niños. Tenemos correos de hermanos que perdieron a sus gemelos de cáncer y encontraban consuelo en los juegos que compartieron con ellos de niños. Hay incontables historias como estas”. Se puede leer “EmuParadise is Changing”, el mensaje de despedida de EmuParadise, antes de cerrar sus enlaces de descarga en agosto del 2018

PUEDES VER  Mortal Kombat 11 intenta que compres un personaje que puedes conseguir fácilmente gratis

No tenemos que (ni nos importa) hacerlo Y aunque ciertamente, Nintendo y las otras compañías como Sony y Microsoft, están en todo el derecho de defender su contenido con derechos de autor, sus decisiones podrían conllevar (hablando exageradamente) a la pérdida de auténticas joyas invaluables hechas para y por la comunidad, no por ejercer su defensa ante su contenido, sino por no ofrecer otras vías para que el consumidor de a pie pueda disfrutar de ellas. Hay un nicho interesado en todas estas ‘piezas de software que ya nadie juega’ y la única vía que encontraron fue la ilegal

Desde traducciones de juegos que ninguna otra compañía o desarrolladora se preocuparon de brindar en su momento ni en la actualidad (como el caso de Mother 3 ), hasta infinidad de videojuegos olvidados cuyo único sentido actual sería el historiográfico, al menos para las mentes más simplistas. Todo negado a una comunidad que ha encontrado valor en los mismos, pero que Nintendo y otras compañías parecen considerar inexistentes solo porque no cuentan -y esto sin confirmar- con valor comercial

Como es evidente, el debate de estas cuestionas conlleva inevitablemente a la materia de la ‘ preservación de los videojuegos ’. Algo no siempre comprendido para los que no encuentran más sentido en un título que el entretenimiento, pero que no se aleja, ni por poco, de la realidad. Ninguna compañía está obligada a preservar sus productos de software, sean publicados o no, pero es la comunidad la que mueve interés por esto, interés casi nunca satisfecho

Un caso extremo es la conocida pérdida de los backups de los primeros meses en el desarrollo de Half-Life a cargo de Valve, aunque de manera fortuita. Sin embargo, no es fortuita la pérdida de un videojuego japonés para el acceso público simplemente porque se dejó de comercializar. Estos casos serían el pan de cada día con infinidad de títulos, de no ser por los esfuerzos de la propia comunidad

Lamentablemente, se trata de la regla y no la excepción, ya que son las propias compañías las que no ofrecen manera alguna de adquirir estos videojuegos ‘de antaño’ por una vía legal y actualizada. Siendo común el escenario donde la única manera de disfrutar un título de culto del mercado japonés de la década de los ochenta es comprándolo por internet a un precio seguramente elevado por su rareza, y jugarlo en un sistema Famicom que puede estar en sus últimos años de funcionamiento, si es que se cuenta con alguno. Algo reservado para los coleccionistas

PUEDES VER  Fortnite: 100 horas semanales y mucho estrés para sus trabajadores a causa de su éxito

El vacío en la oferta Asimismo, no siempre está claro a quién pertenecen las regalías cuando ha pasado un considerable número de años. Muchas compañías de aquellos días ya no existen más y los beneficios de un eventual relanzamiento en una consola virtual o alguna otra plataforma pueden recaer únicamente en los distribuidores y no en los creadores. Los videojuegos, sobre todo por sus primeras décadas (80’s y 90’s) fueron una industria apenas saliendo de lo subterráneo y los contratos, en muchos casos, no siempre fueron los adecuados

Ahora, con la reciente denuncia de Nintendo por el proyecto de ZeroPaige , se nos dibuja de forma más clara las dos caras de la moneda en una industria que crece sin parar. La pregunta es: ¿es la cara de la preservación necesariamente contraria a la cara comercial? Mientras se mantenga la noción, no solo de los videojuegos, si no de los propios productos de software, como simples algoritmos, probablemente sí

Para los que recuerdan un Lotus 1,2,3, un Adobe Photoshop 3.0 para Mac Os 7, o hasta un VisiCalc, puede ser sencillo no encontrar más valor en estos que una mera afición por el coleccionismo, nostalgia, o valor para la historia de la informática de consumo. Sin embargo, hay todo un imperio que demuestra que los videojuegos van más allá: lo retro. Los videojuegos antiguos siguen siendo apreciados, incluso por su funcionalidad, y hay quienes sostienen, con justa razón que hasta superan a muchas de sus contrapartes actuales. Esto nos lleva a suponer que los videojuegos pueden haberse convertido en una técnica, y no solo en una práctica lineal que solo evoluciona respondiendo a una simple necesidad

Por último ¿Acaso la madurez de un mercado que se sostiene por derechos de autor y por la constante relación que le infieren a las industrias discográficas y cinematográficas (a las que ya ha superado) no puede implicar que los videojuegos alcancen un estado cultural? Y si no es el caso ¿de dónde sale tanta controversia?

PUEDES VER  ¡Nunca es tarde! Tienen más de 60 años y juegan Counter Strike de manera profesional [VIDEO]

Es lo que hay Nintendo es muy claro al hablar sobre la justificación de una ‘copia de respaldo’ hacia los juegos que cualquier consumidor haya adquirido, sin importar cuando. “Así tengas un juego auténtico o no, o si tienes posesión de un ROM de Nintendo por un tiempo limitado, por ejemplo: 24 horas, es ilegal el descargar y jugar un ROM de Nintendo del internet”

“La disponibilidad actual de un juego en las tiendas es irrelevante para su estado de copyright. Los derechos de autor no entran en dominio público solo porque ya no están explotados comercialmente o disponibles en cantidad considerable. Por lo tanto, los derechos de autor de un juego son válidos incluso si estos no están disponibles en las tiendas, y usar, copiar o distribuir estos juegos es una violación a los mismos derechos”. Menciona Nintendo en su página oficial “Los derechos de autor para los juegos pertenecen a las corporaciones y son válidos por 75 años desde la primera publicación”. Si tomamos en cuenta que Pong (1971) fue el primer videojuego comercial de la historia, llegamos a la conclusión de que ningún videojuego puede ser considerado, aún, como dominio público, y así será hasta el 2046

En la antesala al lanzamiento de Nintendo Switch Online , se especuló mucho sobre los planes que tenía la empresa para con los juegos retro. Muchos afirmaban que llegaría un servicio que superaría a las consolas virtuales de Wii y Wii U, y que esa fue la razón detrás de las denuncias a los sitios de emulación

Sin embargo, a día de hoy, los juegos de NES disponibles en la plataforma no llegan a 40, y no hay casi ninguno, hasta ahora, de otras plataformas como Super Nintendo, Game Boy, etc. El catálogo de NES, por sí solo, supera los 700, comprendiendo solo los licenciados

PUEDES VER  Cómo hubiera sido Half-Life si no lo retrasaban por un año completo [FOTOS Y VIDEO]

Clasificamos después de 36 años, pero algunas cosas siguen igual Los videojuegos responden tanto a un mercado como al entusiasmo de su comunidad. Fueron un nicho por mucho tiempo , pero lo siguen siendo en muchos aspectos. Solo en estos últimos años han experimentado un crecimiento sin igual, debido a la evolución de su técnica, el avance tecnológico, la ampliación de sus públicos y, obviamente, el interés de muchos inversores

Imagino un posible escenario donde sea natural un replanteamiento sobre la manera legal de comprender a los videojuegos, que los separe tanto de las piezas de software convencionales para usuario final, como también del propio arte -o acercarlos a estos para fines más acordes con la demanda, al menos- Esto, claro está, solo si las compañías no dejan de ignorar a esa parte de la comunidad -acaso de la más interesada- que ha demostrado pasión por los mismos. Con una industria, a la que muchos les encanta comparar con el arte (y se jactan de ello), vale ser preciso en por qué se encuentra tanto valor en un videojuego viejo, que según el típico representante del juego o la plataforma más popular – Jim Ryan – no tendríamos por qué jugar más. Los usuarios merecen, por lo menos, una forma de seguir pagando por ellos, con los fines que les parezcan pertinentes

Para cerrar con broche de oro, tampoco caería mal una regulación para evitar prácticas percibidas como negativas para el consumidor , materializadas en loot boxes , microtransacciones, la ausente regulación para evitar que un juego online-only de 60 dólares termine cerrando sus servidores a los pocos meses y quede completamente inutilizable para el usuario que pagó, además de otras realidades que han venido surgiendo -¿coincidentemente?- en estos últimos años. El futuro de los videojuegos es prometedor, pero debemos cuidarnos de un nuevo 1983, así suene alarmante. Después de todo, fueron la avaricia y la falta de respeto al consumidor los que suscitaron ese nefasto escenario