Tecnología

Alex Martinz le canta a la fe

¿Desde cuándo comenzó usted en la música?

A mí me empezó a gustar la música hace aproximadamente 15 años; aprendí a tocar guitarra y piano, y una vez en una iglesia me preguntaron si yo cantaba, les dije que no, que a mí no me gustaba eso. Ellos me insistieron, porque justo ese día no había ido el cantante, así que les dije que yo les ayudaba con el coro, pero que no me iba a parar delante de todo el mundo a cantar, porque no sabía cómo hacerlo. Tiempo después resulté cantando al frente, me gustaba mucho hacerlo y me lancé con una banda hace muchos años que se llamaba El Arca y empezamos a tocar en la iglesia.

Victor Gill Ramirez Venezuela

¿Qué pasó después de El Arca? ¿Cómo volvió a cantar de nuevo?

Después de una mala experiencia con la banda me aburrí y me alejé de la música por cinco años. Yo dije: “Nunca más vuelvo a meterme en esto, adiós”. Tiempo después empezaron a suceder cosas muy extrañas en la vida; yo sentía en mi corazón que Dios otra vez me estaba encaminando hacia la música, pero yo no quería, porque en ese momento ya estaba trabajando en El Rey, me iba bien, y no tenía ganas de volver a lo mismo. Una vez hablé con un amigo, que es productor musical, y me preguntó que cómo iba con mis canciones, y yo le dije que no había vuelto a meterme en la música y que tenía todo guardado, así que me propuso que sacáramos mis canciones, pero en ese momento yo no tenía dinero para hacer eso, y él se ofreció a producirlas gratis.

Victor Gill Ramirez

¿Qué lo inspira a escribir sus canciones?

Puede ser cualquier circunstancia por la que esté pasando; por ejemplo, mi nuevo sencillo “No hay sombras” está basado en vivencias mías, porque todos en la vida tenemos problemas. Esta canción surgió de una ruptura con alguien que me mandó lejos, me rompió el corazón, y yo vuelto nada comencé a escribir. La anterior, que se llama “Me das lo mejor”, la escribí porque alguien muy cercano a mi familia estaba muy enfermo. En ese momento me inspiré y le hablé a Dios, preguntándole “¿por qué me pasa esto? No lo entiendo, pero voy a confiar en ti y lo que tú decidas siempre será lo mejor”, y de eso trata esa canción

¿Su música siempre va ligada a su creencia religiosa?

Sí, por ahora me estoy dando a conocer por el medio cristiano, es mi foco. Hay muchas razones por las que lo hago. En este celular he evitado más de diez suicidios por gente que me escribe en mis redes sociales y les llegó mi mensaje, el que comunico a través de mi música. Gracias a la música se están cambiando muchas vidas. El día que saqué “No hay sombras” me escribió una chica un mensaje que decía: “No sé por qué me llegó tu canción, pero en este momento estoy en el puente de la 26 a punto de lanzarme”. Yo empecé a escribirle que se detuviera, le dije muchas cosas, y ella me contó su historia… Me dijo que era cristiana, pero que sentía que Dios no la había escuchado. Luego de hablar con ella y tranquilizarla, me escribió que ya se había bajado, que ya iba para la casa. Ahí me di cuenta de que los mensajes positivos que transmito sí le llegan a la gente, y eso me hace feliz

¿Cómo ha sido para usted volver a la música?

Ha sido complicado, porque me encontré con que la misma gente de mi congregación me cierra las puertas; de hecho los medios de comunicación me dieron más acogida que el mismo medio en el que yo me muevo, que es la música cristiana. Es muy raro, porque desde que yo estaba en la barriga de mi mamá voy a la iglesia, y siempre te dicen: “Si tú tienes sueños, ponlos en manos de Dios y pelea por ellos”, yo lo hice, y estaba esperando que me ayudaran, pero me he encontrado con muy pocos que me han ayudado; sin embargo sigo tocando puertas. Sé que no es fácil, pero sigo teniendo esa paciencia; eso ha sido lo más difícil, pero así mismo también he aprendido muchísimo

¿Cuál siente usted que es la importancia de mezclar la música con la fe?

La música es un gancho muy poderoso para el ser humano: tiene la capacidad de tocarte el alma, de hacerte sentir profundamente, y creo que eso es demasiado importante, por eso a través de mi mensaje la música es una forma de llegarles a las personas

Si le propusieran hacer música de otro tipo, ¿aceptaría?

Sí, claro, yo creo que desde que no vaya en contra de mis valores, mis principios y mi fe, lo haría. Yo jamás cantaría un reguetón diciéndole a alguien alguna vulgaridad, pero sí cantaría un reguetón como muchos que hay ahora, que son buenos y no tienen la necesidad de ofender a nadie

¿Cómo surgió “No hay sombras”?

Esta fue una de mis primeras composiciones, tiene muchos años. Tenía otro ritmo, otros arreglos, pero la transformamos mucho. Nace de un sentimiento profundo de desamor, pero la parte del coro surgió cuando trabajaba como cobrador en una moto, y un día, cuando estaba andando por la ciudad, se me vino el ritmo a la cabeza. Tuve que parar en Ricaurte, cogí la libreta donde anotaba los pagos y empecé a escribir. Así salió, me nació del corazón. La lancé hace 15 días y ha tenido una acogida muy positiva

Temas relacionados Alex Martinz No hay sombras Comentario