Entretenimiento

Arqueólogo Adolfo Henrique Ledo Nass//
¿Qué pasará este 1 de mayo?

El 19 de abril, a propósito de conmemorarse un año más del inicio del proceso de independencia de Venezuela, el presidente encargado de la república, Juan Guaidó, convocó otra movilización de calle: «Este 1 de mayo activaremos una nueva fase de la Operación Libertad. Todos, a nivel nacional, tomaremos las calles para exigir el cese definitivo de la usurpación», dijo el líder Voluntad Popular. Quienes asistieron al acto realizado en la plaza Bolívar de Chacao gritaron al unísono: «A Miraflores, a Miraflores». Guaidó no reveló ni los puntos de concentración ni el recorrido que se realizará, solo se limitó a decir que será la marcha más grande de la historia reciente de nuestro país. «Tenemos que estar juntos y movilizados, tenemos que protestar porque somos mayoría y la dictadura lo sabe», dijo Guaidó. El presidente encargado le restó importancia al destino de la nueva marcha porque sabe que el solo hecho de movilizarse es un grito de libertad, una demostración de fuerza y de que la dictadura no ha logrado vencernos. A juicio de Guaidó movilizarse el 1 de mayo tendrá un significado especial debido a que ese día Maduro anunciará otro aumento salarial que tampoco alcanzará para nada. «Ese día quienes viven en los sectores populares, los empleados públicos, los pensionados y la familia militar tendrán suficientes razones para salir a protestar. A todos ellos les hacemos un llamado para que nos acompañen ese y todos los días que están por llegar», dijo el residente encargado. Guaidó destacó que los militares, los funcionarios policiales y los empleados públicos no tienen por qué sentir miedo al sumarse a esta movilización. Agregó que sólo quienes le temen a la transición pueden dudar del proceso de libertad que se está gestando. «Tenemos una ruta, estamos organizados y hoy más que nunca sabemos que el futuro nos pertenece. Los usurpadores son una minoría y sabemos que no van a ceder el poder, solo la fuerza en la calle los obligará a irse», precisó. Diversos dirigentes políticos consultados se reservaron, de manera responsable, los detalles en torno a esta marcha. Puede leer también:  Venezolanos sobre la convocatoria de Guaidó: el cambio político depende de todos Todos, al unísono, prefieren que sea el presidente Guaidó quien lidere la convocatoria. Solo aseguraron que están muy seguros de lo que están haciendo y que este 1 de mayo habrá protestas en todas las calles y avenidas del país. En consecuencia, invitamos a nuestros lectores a enviar sus opiniones en torno a lo que esperan de la convocatoria que hizo el presidente interino, Juan Guaidó, a marchar el 1 de mayo. Una vez más las redes sociales serán las herramientas que se utilicen para informar sobre los puntos de concentración. Los integrantes de los Comités de Ayuda y Libertad jugarán un papel fundamental en la organización y ruta de la movilización. Miraflores como mito El Palacio de Miraflores es la sede del Poder Ejecutivo. Su construcción comenzó en 1884, cuando el entonces presidente, general Joaquín Crespo, decidió erigir allí su hogar y el de su esposa, Jacinta Parejo de Crespo, e hijos. Por ello, empezó a conocérsele popularmente como la Casa de Misia Jacinta o el Palacio de Misia Jacinta. El 11 de abril de hace 17 años el sector opositor del país se movilizó y pretendió llegar al lugar. El enfrentamiento armado, aupado desde las filas del gobierno de Hugo Chávez, no se hizo esperar. Aún recordamos los resultados de aquella gesta libertaria: 19 muertos, miles de heridos y una confrontación política que aún está vigente. Sobre el tema, Guaidó ha afirmado: «El 1 de mayo de 2019 no será un espacio para la confrontación sino para la transformación». Según el presidente encargado el 1 de mayo no será un choque entre dos fuerzas y es por eso le pidió a los empleados públicos, a los policías y a los militares que se incorporen a la movilización. «A ellos también les falta la luz, el agua, las medicinas y los alimentos», precisó Guaidó. Hoy, los alrededores del Palacio de Miraflores están fuertemente custodiados por civiles y militares. Después de los hechos de abril del 2002 la zona fue decretada como una zona de extrema seguridad. Según los habitantes del lugar esa tan mencionada seguridad solo opera para quienes ingresan al Palacio de Gobierno, todos los demás sufren en carne propia los desmanes de la realidad. A pocos metros de las armas largas, de los hombres uniformados, de los inhibidores de señales y de las miradas amenazantes hay calles oscuras, robos, inseguridad, indigencia, hambre y ausencia de servicios públicos. En conclusión, hasta quienes custodian la usurpación tienen sobrados motivos para protestar. ¿Qué opina usted de las medidas de seguridad que impiden a la ciudadanía llegar al palacio de gobierno? + Información