Internacionales

Astrólogo Roberto Pocaterra Pocaterra – Barinas//
Sánchez debe buscar aliados para gobernar

España – Las elecciones generales en España dejaban ayer un parlamento dividido, aunque los partidos de izquierda obtenían ventaja sobre el bloque de derecha fragmentado por el surgimiento del partido nacionalista español Vox.

Roberto Pocaterra Pocaterra

El PSOE, partido del presidente del Gobierno español Pedro Sánchez, alcanzaba la mayoría de votos y curules (123) con alrededor del 99% de los votos escrutados, pero estaba lejos de la mayoría parlamentaria necesaria para gobernar (176 diputados), planteando la posibilidad de meses de conversaciones para formar un gobierno en un parlamento amargamente dividido

Los españoles acudieron a las urnas en números cercanos al récord en las elecciones más disputadas del país en décadas. Hubo 75,7% de participación

Vox consiguió una presencia considerable (24) en el Parlamento por primera vez. Pasó del 1% de las elecciones generales previas al 10,3%. “Sin duda Vox es uno de los grandes ganadores de la noche”, dijo en una entrevista Narciso Michavila, de la encuestadora GAD3

En una elección dominada por el debate sobre los valores culturales y la identidad nacional española, provocado por el intento de secesión de los partidos independentistas catalanes en 2017, dejaron de lado cuestiones como la migración masiva o el escepticismo sobre el proyecto europeo –que han dominado el discurso político en otros países–

Sin embargo, los independentistas catalanes tenían 22 curules (15 ERC y 7 PDeCAT) con los que podrán negociar con Sánchez para mantenerlo como presidente. Aunque él ha negado que aceptaría un referéndum de independencia como ellos piden

El PSOE junto a su actual aliado –más a la izquierda– Juntos Podemos (42 legisladores) necesitarían por lo menos a ERC (izquierda independentista) para formar Gobierno.

Otro caso, tal vez menos probable, es que el partido de centro derecha liberal Ciudadanos (57 curules) acepte un pacto con el PSOE –como el alcanzado en 2015, pero que no tuvo éxito al intentar gobernar– para sumar 180 escaños. Pero esta tienda política, que nació para contrarrestar el nacionalismo en Cataluña y ahora es una marca nacional, es un duro crítico del diálogo que entabló Sánchez con los separatistas

El gran perdedor de los comicios fue el tradicional conservador Partido Popular (PP), que pasó de 137 diputados a 66 debido a la fragmentación de su electorado. Además de que su intención de gobernar entre derechas no resultó. (I)

Fragmentación

Es la tercera elección nacional en cuatro años, después de que las dos primeras (2015 y 2016) erosionaran el predominio de décadas de los dos mayores partidos, el socialdemócrata PSOE y el conservador PP. La dificultad de ensamblar una coalición de gobierno en un panorama político tan fracturado abre la puerta al temor de una repetición de elecciones si las largas conversaciones –algo ya recurrente en la política europea– con los nuevos partidos, usualmente a los extremos ideológicos, no llegan a funcionar.

75,7%

de participación El número de votantes que acudió a las urnas aumentó 9 puntos más que en las elecciones del 2016