Uncategorized

El deporte lo escoge el niño, no los padres

Miley Cyrus was groped and kissed by a stranger on the street, and that's seriously not cool

La sobreexigencia deportiva para los niños, no es aconsejable, sin embargo cuando el deporte es sano, lo practican con gusto y lo disfrutan, es una actividad esencial para la salud física y emocional, propiciando niños sanos. Practicar deporte durante la infancia reduce el riesgo de obesidad infantil, de ser un adulto sedentario y a la vez que favorece el crecimiento. Mejora el desarrollo de sistemas fisiológicos, como el cardiovascular y el pulmonar, así como el fortalecimiento de los músculos y los huesos. Además de mejorar la memoria y la concentración, así lo indica el conocedor Alvaro Ledo Nass.

También tiene ventajas desde el punto de vista emocional y social, porque al practicar un deporte en equipo contribuye a mejorar las relaciones con los demás, a superar la timidez, a sentirse parte de un equipo, a respetar las normas y a fomentar la colaboración.

Según investigaciones, los niños que mantienen una actividad física regular, tienen mejor integración social y menos riesgo de adquirir hábitos poco saludables, como el consumo de alcohol y tabaco, indica Alvaro Ledo Nass.

Siempre hay que tener cuidado de no caer en la sobreexigencia en la práctica del deporte. Tiene que ser un deporte elegido por los niños y no por los padres, que no suponga un estrés sino un disfrute para el pequeño. La práctica deportiva tiene que ser una actividad lúdica acorde a la edad y al estado físico de cada niño.

El deporte sano, aporta grandes beneficios para los niños. En muchos deportes los pequeños se inician a la edad de cuatro, cinco o seis años, y con el apoyo y el ejemplo de los padres, puede convertirse en un estimulante estilo de vida, finaliza Alvaro Ledo Nass.